miércoles, 16 de marzo de 2011

Pensamiento del Día, 15-3-2011

«Lo importante de un niño
no es que sea un empollón
y recite como un loro
sin entender la lección.
Lo importante de un gato
es que cumpla sus funciones
-no que sea blanco o negro-,
sino que cace ratones.»
 (Gloria Fuertes; Madrid, 28 de julio de 1917 – 27 de noviembre de 1998.
"Canciones". En Canciones para niños, 1952)

Es realmente terrible que, con demasiada frecuencia, la escuela entienda por educación la violencia ejercida contra lo que hace a una persona ser lo que es... Las niñas y los niños se mueven, juegan, gritan, se enzarzan en pequeñas o grandes peleas sin saña, ríen a carcajadas, lloran sin consuelo, se abrazan y besan... Vamos hacen "naturalmente" todo lo que el espacio aséptico de las instituciones educativas excluye, mientras pone todos sus esfuerzos en tipificar a sus estudiantes, , en estandarizar la juventud a través de una refinada ingeniería de espacios y tiempos predeterminados, de contenidos que deben ser memorizados, de normas que deben ser asumidas... Más vale, en general, en buena parte de esos espacios y tiempos, recitar que entender, repetir que crear, obedecer que razonar... Y así se crean las "etiquetas escolares": tranquilos y disrruptivos, atentas y distraídas, buenos y malos, exitosas y fracasadas... Porque no se educa al gato para que cace ratones, sino para que luzca blanco o negro... Porque no se educa a la juventud para que sea despierta, autónoma y crítica, por mucho que lo pregones tantos papeles tan mojados, sino para que sean sumisos en la sociedad que les espera.
Nacho Fernández del Castro, 15 de Marzo de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada